miércoles, 17 de septiembre de 2008

PENSAMIENTOS

Podríamos ser payasos, contar chistes y hacer las locuras que solían gustarnos
hasta que el dolor en nuestros estómagos nos haga parar
para así extinguir la sonrisa que todavía se nos dibuja en el rostro al vernos.
Podríamos confesarnos lo que quisimos y no fue, una y otra vez,
para agotar con ello las lágrimas que aún quedan y corren en bandada
cuando lo volvemos a mencionar.
Podríamos recordar toda nuestra historia, desde el 20 hasta el...¿cuándo?
para quedarnos sin memoria y convertirnos nuevamente en desconocidos.
Podríamos volvernos a tocar, rechazar...creo yo
pero dime tú ¿cómo haríamos para que se nos acabe el amor al mismo tiempo?
porque eso, vida mía, no lo sé...

4 comentarios:

Consuelo dijo...

Si consigues la respuesta, por favor...reenviala puede ser util al resto de la humanidad :)

Sacerdotiza dijo...

Bello amiga, bello! Qué más podría decirte... Se, por experiencia propia, que se siente al pensar esas cosas y porque se sienten. Tanto tiempo compartido, tantos besos compartidos, tantas caricias, tanto amor, tanto daño y aún quedan cosas sin explicaciòn y ciertos sentimientos que no tienen razón.
Comparto tu sentir!!
Besos. Sacerdotiza.

Fuser dijo...

Cuándo... Cómo... Dónde...

No quiero saber detalles sino la consecuencia: ése sería el final, lo cual indicaría que nunca hubo amor.

Aunque puedes no hacerme caso, porque ésto ha sido sólo una deducción.

Desde el Bar.

Fuser.

andante&pensante dijo...

Podríamos hablar toda una noche sin siquiera mirarnos, podríamos acostumbrarnos a nuestros deseos sin caer en la monotonía...

Podríamos hacer que el amor se acabe en el tiempo que queramos, podríamos recordar tantas cosas vivídas...

Pero ya la caja de cigarrillos se está acabando, y el saxofón espera a que siga tocando...

Recibe un abrazo en Do Mayor.