sábado, 29 de diciembre de 2007

INVENTARIO

La cama yace intacta, perfecta
como si nadie hubiese dormido sobre sus sábanas.

La ropa guinda ordenada en el clóset
como pocas veces
dejando desnudo el perchero aquel
y vacía la poltrona de rosado pastel.

Nada sobra ni falta.
Nada estorba.

Todo reposa en silencio.
Todo aguarda en su exacto lugar.

Así como los sentimientos que asaltaron mi alma cada mes
y hoy descansan en las letras y palabras aquí escritas
en cada hilo de voz articulado y aún viajante por el viento
en cada acto que marcó el rumbo de una determinación.

Nada me resta ni debo.
Nada llevo conmigo como una omisión.

Por primera vez no hay arrepentimientos o traición
a mi querer, a tu amor
a mis deseos, a tus ganas
a los juegos del azar y sus sorpresas.

Todo aguarda en su exacto lugar:
mis besos imaginados en tu boca
mis caricias palpitantes en tu cuerpo
nuestros encuentros en los recuerdos
tu presencia en mi vida.

El mañana en una caja de pandora...

miércoles, 19 de diciembre de 2007

DE QUÉ VA!


Tardía llegada.
Temprana despedida.
Inútil ensueño de una historia
con progatonistas que no terminan de compaginar.

Palabras mudas al entendimiento
y sordas para el corazón
cuando se amarran los sentimientos
con el yugo del dolor.

Lágrimas etéreas a la mirada del consuelo
e insípidas al gusto del perdón
cuando la obstinación nubla
lo que grita el amor.

De qué va!
seguir así.

De qué vale querer
si al parecer no es éste el momento.

De qué vale una espera
si la vida se empeña en planificarnos desencuentros...

miércoles, 12 de diciembre de 2007

IL MIO


Ser las ganas de tus ganas.
Esas que te hacen erizar la piel
Cometer de vez en cuando una locura
Retraerte de la historia que la vida te procura
Embestir nuevos caminos cual corcel.
Tácita travesura.
Oculto pensamiento escrito sobre papel.

lunes, 10 de diciembre de 2007

DIAGNOSIS


Aceleras mis pulsaciones con tan sólo pensarte
y me debilitas las fuerzas al mínimo síntoma de cercanía.
¿Cómo llamarte, patología?
si ni siquiera sé si fue que me contagiaste.

Basta la humedad de uno de tus besos para que hierva mi sangre
y el aroma de ese perfume para que no huela más que tu piel.
Si ya decidiste hacer de mí tu huésped fiel
incuba también un placebo para cuando tu ausencia me embargue.

Casi no cuento con glóbulos blancos para defenderme
han claudicado uno a uno al ataque inefable de tu tentación.
Vamos, dime, ¿cómo diagnosticarte: amor o pasión?
para ver si así consigo al menos sobrellevarme...

jueves, 29 de noviembre de 2007

CONCIERTO


Acerca tus labios a mi boca
y embriágame con besos sabor a melodías.
Quiero ser la flauta que hoy inspirado tocas
desbordante de dulzura y maestría.

Aprieta con tus manos mi cintura
y recórrela con tus dedos ligeros.
Hazla la guitarra con que ejecutas la partitura
de hermosos compases y sublimes arpegios.

Sujétame con tus piernas sin consuelo
y hazme gemir entre tus brazos
así como si fuera un violonchelo
al que haces vibrar con tus trazos.

Quiero ser un instrumento
y que tú seas mi director.
Quiero ver nuestras pieles haciendo un concierto
mi predilecto: el hacer el amor.

viernes, 23 de noviembre de 2007

19:06



Diez mandamientos de deseo y pasión
escritos a dos cuerpos, sobre sábanas de color.

Nueve orgasmos alcanzados con fervor
la mejor novena, nuestra propia oración.

Cero excusas, ninguna explicación
sólo pieles hablando, haciendo el amor.

Seis pecados capitales cometidos por error
porque lujuriosos somos por convicción.

Diecinueve cero seis...
A esta hora te recorreré entero con mi lengua
saboreando una y otra vez tu hombría erecta
para que después me hagas bailar al son de tus piernas tensas
y mordisquees todo lo que en mí no ansía tregua.

Te espero...

miércoles, 21 de noviembre de 2007

AZAROSOS


Esperándolo estaba Ella
viéndola se encontraba Él
sin saber que llegaría a ser aquel
que iluminaría su cielo con una estrella.


En una columna sellaron su encuentro
y entre tazas de café se dieron a conocer
siéndoles difícil tan pronto creer
que un sentimiento ya les nacía dentro.


Ella fue su mujer
y Él su hombre, por completo
aunque su amor fue distinto, de a momentos
sin distancia ni tiempo que lo pudiera trascender.


Hoy recordándolo amanece Ella
extrañándola permanece Él
¿Acaso por estar separados la vida es cruel?
¿Estando juntos será más bella?

martes, 20 de noviembre de 2007

TRABALENGUAS


En mis manos
una pluma:
las palabras.

En mi boca
el recuerdo de unos labios:
el silencio.

Manos y boca.
Pluma y labios.
Palabras y silencio.

Manos que callan mi boca.
Pluma que dibuja tus labios.
Palabras que retumban nuestro silencio.

Te extraño.

viernes, 16 de noviembre de 2007

SEMANARIO


Impredecible, como mis lunes.
Sabiendo que mis despertares se iniciarán a la misma hora
siempre con tu presencia;
pero ignorante de las sorpresas
que idees para acercarme o alejarme;
desorganizándome la agenda de los recuerdos.

Apacible, como suelen ser mis martes.
Dejando a veces que nuestras vidas simplemente transcurran:
cada una a su ritmo,
cada una en su espacio;
así como las rocas se dejan golpear por la marea:
en ocasiones bravía, y en otras, en calma.

A tiempos sombrío, como mis miércoles.
Demostrándome en instantes
que la fuerza de ayer se te ha ido
y que poco o nada valen
aquellos encuentros vividos.

Aunque prometedor, como mis jueves.
Borrando con un soplo el trago amargo del pasado
y encendiendo nuevamente con una mirada
las ganas de volver a moldearme con tu piel.

Inevitablemente fascinante,
como mis viernes.
Haciéndome perder la cordura
seduciendo a tu cuerpo para que repoce junto al mío,
y enajenándome de la realidad, de esos llamados otros
con cada vavivén de tu hombría en mi interior,
y el jugueteo indómito de tu lengua con mis entrañas.

Breve, como mi fin de semana.
Brindándome con tu estadía
la plenitud de los sábados,
y la frescura y el descanso de los domingos,
pero también la desazón de sus tardes
al saber que inevitablemente
no estarás al día siguiente
cuando volverás a ser lunes.

lunes, 12 de noviembre de 2007

TRANSEÚNTE


Caminando vas, transeúnte,
caminando.
Trazando con pasos los caminos de tu propia historia
en aquellas calles de la vida definidas ya por las huellas de muchos;
y eternizando con palabras anónimas
los sentires de tus andanzas:
lo que sentiste, lo que sientes
y lo que sintiendo sabes que sentirás.

Porque no es el entendimiento lo que te preocupa.
La convergencia de la pasión, la emoción y las ganas
aceptándolas sin explicación
es la mejor función que describe la trayectoria de tu existencia.

Transitando continuas, transeúnte,
pregonando que de vez en cuando necesario es callarse las mentiras
y gritarse las verdades;
siendo siempre una de tus más importantes
tu creencia en el amor,
aunque no a todos puedas mostrársela.

Prefieres dedicar tu tiempo a lograr ponerte de acuerdo contigo mismo
en lugar de tratar de estarlo completamente con otros;
y no pierdes cuidado en búsquedas
pues fiel creyente eres de que todo nos encuentra.

Andando seguirás, transeúnte,
queriendo conocer de ti lo que aún no has descubierto
y viviendo cada día como si fuera el último al que despiertas:
sin agendas, sin prejuicios,
tan sólo con la certeza que de la vida
sus sorpresas.

domingo, 4 de noviembre de 2007

APETECIDA


De derribar con mi lengua las fortificaciones que protegen tu boca
y con mi saliva poco a poco ir regando
los jardines que esconden sus recintos.

De encarcelarte una vez más los suspiros con mis dientes
y recalcar con precisión las delgadas líneas que enmarcan tus labios
a medida que se van perdiendo en los míos.

De tus besos
de la inevitable excitación que nos produce en aquellos momentos
el conjugar nuestros alientos.

lunes, 29 de octubre de 2007

CAPRICHO


Desata los zapatos de la pasión.

Suelta las hebras de la locura.

Vuela las gafas de la cordura.

Desnuda las ganas del corazón.

Hazme tuya otra vez.

sábado, 27 de octubre de 2007

CÓMPLICE



Sin anuncio te presentaste
sorprendiéndome por un costado
amigo viento, ¿cómo has estado?
¡qué bueno que regresaste!

A baja voz me comentaste
que ayer lo habías visitado
preguntándote con asombro: ¿cómo está, ha cambiado?
y si acaso de mí le hablaste.

Cada vez que puedo, me contestaste
aunque no fue mucho lo revelado
porque ¡cómo es de reservado!
ese hombre con quien te cruzaste.

Es así, acertaste
asentí con mi tono alzado
con algunos también seco y malhumorado
aunque su modo de sentir para mí baste.

Esta bien, aceptaste
siendo así mi tarea ha culminado
recordándote que como un día me confesaste
siempre seré tu cómplice enamorado.

Anunciándote te esfumaste
dejando frío mi costado
amigo viento no te he olvidado
desde la última vez que conmigo conversaste

jueves, 25 de octubre de 2007

ODALISCA



Amarte como una odalisca
como la querida
la mejor de tu harén, la elegida por el azar
eso es lo que quiero.

Cuando llegues
cuando vuelvas a estar aquí...

Amarte como una odalisca
como la querida
sin necesidad de tocarte para excitar tus sentidos y rincones
tan sólo el vaivén de mi vientre, la ligereza de mis hombros
y la danza sutil de mis manos con los velos que me cubren:
derecha...izquierda...arriba...abajo.

Cuando llegues,
cuando vuelvas a estar aquí...

Amarte como una odalisca
como la querida
haciendo que tus ojos bailen también con la cadencia de la música
y que como yo, tu piel sienta
cada golpeteo de los tambores:
lento, lento, lento... rápido, rápido, muy rápido.

Cuando llegues,
cuando vuelvas a estar aquí...

Amarte como una odalisca
como la querida
para llevarte a desaparecer en la noche, en el viento
en el silencio
y quemarte en esta pasión que arde por ti.

Todo cuando llegues,
cuando vuelvas a estar aquí...

miércoles, 24 de octubre de 2007

JUEGO DE MIRADAS


Me miras,
inocente de que desde hacía minutos
sabía de tu presencia.

—Prefiero seguir el juego...

No tienes reparo en conceder un paseo a tus pupilas,
deslizándolas alegremente por encima de mi ropa
imaginando quién sabe qué cosa
con el cuerpo que se oculta detrás de ella.

—Casi puedo sentir tus caricias...

Decides hacer alto en mis caderas,
dibujando sus curvaturas con la expresión de tu rostro
mordisqueándote los labios mientras las recorres
murmurando palabras que no me haces llegar.

Hasta que te detengo en tu aventura,

—Me encanta verte sonrojado...

para convertirme en quien ahora te observe
serpenteando a través de las ondas de tu camisa
para rozar tu cuello
y después dejarme caer por el tobogán de tu espalda
hasta llegar a tu sexo.

— ¡Cómo excitas mis sentidos!..

viernes, 12 de octubre de 2007

SUSPIRO






Suspiro
al no poderte besar.
Recuerdo
al no poderte tener.
Duermo
para poderte soñar.
Despierto
por si te vuelvo a ver.
Suspiro
porque en mi mente no dejas de estar.

jueves, 11 de octubre de 2007

ESTO



Siento
sin importarme de qué se trata
sin intentar definirlo
para no responder a preguntas
que aún no han sido hechas.

Siento
tus labios hoy besarme
tus caricias recorrerme
la vivencia que recuerdo ya es
el destino que alguna vez realidad será.

Siento
tus palabras hablarme
y con tu ser desconocido comunicarme.

El viento rozando mis mejillas,
y a solas el agua caer sobre mí
y bañar mi cuerpo.

¿Qué piensas?
Nada, sólo siento.
¿Qué sientes?
No lo sé, sólo es esto.

martes, 9 de octubre de 2007

ANSIAS DE TI




Llegan sin anunciarse.

Trato de imponerles horarios,
pero son ellas las que terminan violando los míos.

Les digo que estoy sola,
y eso basta y sobra para que me acerquen tu compañía.

No teniéndolas
sé perfectamente cómo satisfacerlas,
mas apoderadas de mi cuerpo,
soy incapaz de consolarlas por mí misma.

Son mis ansias de ti.

lunes, 8 de octubre de 2007

A DOS CUERPOS


Y allí te encontrabas, mirándome, mientras mi cuerpo, sentado junto al tuyo, debatía con sus sentidos para ver cuál tendría la primicia de darle la bienvenida a tu piel esa noche, y de empezar a tejer caminos de placer a medida que los hilos que nos cubrían fueran cayendo uno a uno destejidos en el suelo.

Pocos segundos bastaron para que mi boca fuera la que saliera al paso, importándole nada si había sido la elegida o no, al ser incitada por su fiel inquilina, siempre húmeda e inquieta, quien deseaba probar nuevamente el jugo de tus labios; esos que al besarlos siento que se pierden en los míos, se entregan al disfrute, para luego corresponder también con mordiscos y jugueteos.

Recuerdo, tu lengua estaba algo tibia, y tu saliva, burbujeante, supongo que por lo agitado de tu respiración, quien en sus impulsos pronto llevó a tus manos a acompañar aquella danza oral con caricias a mis caderas, a mi entrepierna. Aún tenía ropa, pero cómo sentía a tus dedos adecuarse tan perfectamente a mi fisonomía: subir y bajar las líneas rectas de mis piernas y moverse circularmente cuando se topaban con las redondeces de mis glúteos o el bulto de mis muslos.

Ya rozábamos la cama. Tú, de espaldas a ella; yo, lanzada sobre ti. Qué excitante fue verte desde arriba, en picada, con la luz iluminando tu rostro, y tu cuello y tu pecho asomándose a través de tu camisa. No dudé en abandonar por un momento tus labios y saltar hacia aquellos, para así también degustar de sus néctares y olores.

Pero poco me dejaste saciar esa ansiedad, al sorpresivamente darme vuelta y tomar el control de la situación, subiendo el suéter que llevaba puesto y desabrochando mi sostén, para con tu ya caliente lengua recorrer mis senos, pequeños como magnolias, pero no por eso menos sensitivos.

Ellos respondieron rápidamente a tus coqueteos, haciéndome experimentar esa sensación que aún no logro describir con palabras, sólo que me hace desearte más y quererte dentro de mí. Creo, lo intuiste. Pues cuando decidida estaba a pedir tu entrada en mis profundidades, quitaste con precisión mi correa, bajaste el cierre de mi pantalón y me despojaste de él en cuestión de segundos, violando los límites que te interponía mi ropa interior para encontrarte con mi sexo, humedecido hasta el abuso, tórrido.

Fueron tus dedos los que se aventuraron a incursionar en aquella caverna de la que brotaban manantiales de placer, escurriéndose suave pero firmemente entre mis pliegues. Los sentí bañarse en mis fluidos, y de forma audaz moverse entre ellos: a tiempos subiendo, punzando; a ratos saliéndose y aderezando mi clítoris con mis almíbares.

A aquel deleite se unió también tu lengua, quien de mis senos fue bajando lentamente por mi torso, mi vientre, y de allí, con ayuda de tus manos que me zafaron de mi hilo dental, se adentró en mi vagina, provocando que me perdiera en ella: erecta, juguetona, deseada, perfecta.

¡Ya!, anhelaba que te vinieras a mí, y que con tu ser poseyeras mi existencia, dejando grabada tu firma en mi interior, en esta historia escrita a dos cuerpos; mas nuevamente tomaste la batuta, y ante mis intentos de desnudarte, te levantaste y preferiste hacerlo solo, quedando apenas tu zona baja cubierta.

Verte semidesnudo inquietó aún más mis sentidos, quienes no dudaron ni un instante en ir en busca de tu piel y sumergirse en ella. Rápidamente fui por tu boca, ¿cómo no, si fue a la que primero conocí?; pero el saber al mismo tiempo de tu cuello, de tu pecho, de tu ...., me hizo descender hacia ellos y lamerlos, olerlos, morderlos.
Debo confesarlo, de todos, mi preferido fue tu sexo, al presentirlo hinchado debajo de sus vestiduras, y verlo erecto cuando te despojaste de ellas, luego de que te preguntara pícaramente si era posible.

Tenerlo entre mis labios, sólo para mí, me excitó hasta la saciedad, más aún cuando sorpresivamente me regaló un sorbo de su licor exquisito.

Saboreando todavía lo salado y dulce de ti, ascendí a tus labios, buscando compartir con ellos aquel néctar, como bien lo habías hecho tú con el que extrajiste de mí. Y fue allí cuando tus ganas y las mías finalmente se fundieron.

Mi intimidad, empapada, recibió a la tuya, desesperada, revolviendo mis adentros con punzantes placeres, con vaivenes que me hacían escapar uno que otro grito silencioso y tensar mis músculos.

No, no quería que te salieras. Quería más y más; mantenerte aprisionado en mis adentros por más tiempo. Así, así como lo hice la segunda vez, cuando mi ser te contempló nuevamente desde arriba, y se meneaba, primero con calma, y luego con un ritmo acelerado que hacía chocar tu sexo contra ese lugar elevado que despierta mis orgasmos, acalla mis palabras y me aliena de mí misma.

Ése, ése que te hizo sentir también lo que sentiste, y que posteriormente te llevó a derrumbarme para venirte más sobre mí y acabar en un gemido.

miércoles, 3 de octubre de 2007

DESTINATARIO




Conjúgame verbos
para así acompañar mis gerundios
con presentes y futuros.



Dibújame retratos de lápiz y papel
que aunque no sean tu copia fiel
me mostrarán lo más humano de ti.



Plantéame incógnitas
para así relativizar mis certezas
y volver a creer que son posibles las sorpresas.



Ofréceme pistas
que más allá de descifrarte
me inviten a estudiarte.



Regálame aromas
para así impregnar mis sentidos
y dejar aquí los recuerdos de lo vivido.

domingo, 30 de septiembre de 2007

TE PIENSO


Sí, te pienso.
Decir lo contrario sería mentir
y más que a ti, a mí misma.
Como si negara también que te amé
con todo mi cuerpo
con todo mi ser.

Te pienso en las mañanas,
al despertar.
Y en las noches,
antes de irme a dormir.
Te pienso al mediodía
cuando el sol cambia de amarillos
y últimamente cede su puesto a las nubes y a la lluvia.

Te pienso, sí.
Mas no te suspiro.
Aunque alguna vez lo creí imposible
hoy puedo convivir con los recuerdos que me dejaste:
transitar las mismas avenidas
oír los mismos sonidos,
sin la necesidad de llorar
menos con la obligación de tener que olvidarlos.

Te pienso
y lo hago en paz.
Con aquella tranquilidad que estando contigo
muchas veces no tuve.
Y con esa sinrazón que esta tarde me enseña
que existen muchas formas de amar.

Porque esta vez no hay incertidumbre que me perturbe
el imaginar tus labios y tus caricias en otra piel
o tu lucha constante con los fantasmas de tu existencia.

Es el pensarte porque así lo siento
sin esperar nada a cambio.
O sí, mi expresión.

Te pienso
ya sabiéndote definitivamente agua.
Ojalá puedas lograr algún día lo mismo
sintiéndome sólo viento.

viernes, 28 de septiembre de 2007

GUSTARES


Me gusta caminar por las calles
y en ocasiones hacerlo en compañía.
Me gusta mojarme con la lluvia todavía
y encandilarme cuando el sol en el cielo estalle.

Me gusta a tiempos estar arriba
y con satisfacción disfrutar de tus orgasmos.
Me gusta también perderme en los espasmos
cuando tu sexo al mío liba.

Me gusta con astucia presentirte
y con absoluta complicidad dejarte llegar.
Pero me gusta más creer que no vas a estar
para que aparezcas y preguntes ¿te sorprendiste?

Me gusta a veces lucir deslumbrante
y miles de miradas robar al pasar.
Me gusta inadvertida igual transitar
para así ser yo quien descubra algo interesante.

Me gusta con inspiración escribir
y a través de palabras dibujar lugares.
Me gusta también encarnar mis gustares
aunque no sepa qué te van a hacer sentir.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

CERTIDUMBRE...


... De que hay más respuestas que preguntas.

Certidumbre...

... Al sentirte más que pensarte.

...Certidumbre...

... De que la brisa y el viento son nuestros cómplices.


Certidumbre...

... Y nuestras ganas, confidentes.

Certidumbre...

... De saber que no sé nada.

Certidumbre...

... Pero lo que habrá de ser, sucederá.

lunes, 24 de septiembre de 2007

LUTO


Hoy mi alma llora
al verse vestida nuevamente de negro.

Hoy mis piernas se hallan inválidas
al caminar por las calles
y saber que no se encontrarán más con las tuyas.

Hoy las luces de mi anfiteatro están apagadas
y la sala en completo silencio
al saberte ausente
y esta vez para siempre.

Hoy mi verbo se encuentra adormecido
y mis ideas paralizadas
como si por sí solos intuyeran que no encontrarán en otros
el alimento que tú les brindabas.

Hoy estoy de luto
mi amor
consolándome con los recuerdos
de que te di todo lo mejor y más sincero que mi ser pudo darte
y rogándole a Dios que lo recuerdes donde quiera que estés.

Hoy no me queda otra salida que dejarte ir
mientras yo sigo aquí.
Descansa en paz.

viernes, 21 de septiembre de 2007

GRITO



¡Grito!
Esta mañana grito,
aunque mi garganta aún se encuentre ahogada en el más absoluto silencio,
y los demás sólo puedan ver los vestigios de mi asfixia.

Sí. ¡Grito!,
para ver si sólo así es posible que emerja esta opresión que hoy amanece nuevamente como apoderada de mi pecho, y me hace temer que en algún momento estallará y me dejará sin entrañas.

¡Grito!,
en lugar de llorar,
como única manera de expresar mi sorpresa de sentir como siento,
y de amordazar el miedo que me genera este sentimiento que gorgotea en mi interior: moviéndome la existencia, destellando en mis ojos, volviéndose carne en mis labios, electrizándome la piel, las extremidades; bañando mis cavernas con los jugos del querer.

¡Grito!,
ante el liar de mi vida,
al tenerte no teniéndote,
al sentirte todavía.

Sí. ¡Grito!,
para llamar al viento e invocar a la brisa,
y así no quedarme con las ganas de saber cuánto amor no sale de una sola vez.

Grito,
grito ,
y ¡grito!,
porque quiero finalmente hablar yo.

lunes, 17 de septiembre de 2007

HAGAMOS EL AMOR




Sé que la tarde te fatiga, las obligaciones te aturden y las fuerzas parecen estar abandonándote, casi hasta hacerte desfallecer.

Sé que mi mirada te intimida, mis comentarios te enmudecen y mi desnudez aún no te deja de sorprender.

Pero, hagamos el amor...

Este día no te pido palabras, ni sonidos que en otras ocasiones me encanta escuchar.

Sólo quiero que te abandones a mí y me dejes saciar todas y cada una de mis fantasías contigo, todos y cada uno de mis deseos.



Hoy no quiero que seas el amo, sino más bien el esclavo.

Hagamos el amor...

Y conviértete en el mayor de mis placeres, mi propio pecado capital, el clímax de mi femineidad.

Hagamos el amor...

Y a lo mejor descubres que también es lo que buscabas en una tarde nublada como ésta: el descanso para tu cansancio, la respuesta sin pregunta, el verso para la poesía, el origen de esta sinrazón.

martes, 11 de septiembre de 2007

TE QUIERO...


Te quiero en voz
te quiero silente
te quiero aunque no estés presente.
-o-
Te quiero inmóvil
te quiero en acciones
te quiero sin importarme condiciones.
-o-
Te quiero en calma
te quiero en cordura
te quiero como mi mejor locura.
-o-
Te quiero aguerrido
te quiero indefenso
te quiero como el poeta más intenso.
-o-
Te quiero niño
te quiero adulto
te quiero con mis deseos ocultos.
-o-
Te quiero en mis labios
te quiero en mi piel
te quiero con sabor a miel.
-o-
Te quiero despierto
te quiero dormido
te quiero hoy conmigo.

jueves, 6 de septiembre de 2007

SILENCIOSAS INQUILINAS

Abstraídas en la inercia parida por tu ausencia,
inquietas se encuentran las silenciosas inquilinas;
deseando otra vez encontrar posada,
en aquella piel por los años madurada.
- o -
Anhelan recorrer de nuevo sus relieves,
y con energía iluminar todas las paradas;
con formas y virajes jugar con sus depresiones,
pues dicen ¡basta de tantas condiciones!
- o -
Con tremendura volver a posarse en su sima,
y con astucia escalar hasta la cúspide;
dejando aromas de lavanda y huellas de vida,
para que así se haga difícil tu partida.
- o -
Hartas están de extrañarte,
mucho más de poder sólo imaginarte.
Vamos, deja el miedo y rompe hoy el letargo.
Apaga las velas de la vigilia
en la que mantienes a las silenciosas inquilinas.

martes, 4 de septiembre de 2007

MI MÁS ETERNA...




... Esperanza,

despertar con el alba y saberte a mi lado, aunque la cama esté vacía;

preguntarme con cuál rostro me aguardarás hoy, y si con él me seguirás conquistando;

apostar en tu juego de miradas y acabar absorta en una de ellas: la más desprevenida;

disfrutar del desenfreno de nuestras lenguas inquietas, y quedarme deseando el beso furtivo que el azar nos prometió;

negarme a dejar de sentirme mujer, al decirte basta y hacer, hacerte, lo que quiero;

reír cuando por mí te veas sorprendido y alguna ocurrencia tuya me haga tartamudear, sonrojar o incluso llorar;

sanar mis heridas sin la necesidad de pronunciar un ¿valió la pena?

robarte siquiera una noche de sueño y hacer que me pienses tanto hasta tenerme;

continuar mi recorrido mientras descubro nuevos senderos, tantos como poros tiene tu piel;

hacer de tu existencia el motivo que repentinamente me haga feliz.

Mi más eterna esperanza...

... Vivir,

porque sólo viviendo es que puedo conocer a ángeles y demonios como tú,

Amor.

jueves, 2 de agosto de 2007

PUNZANTE PLACER



Así te describo, como un punzante placer.

Así eres para mí, delicado y agudo.

Como la inofensiva abeja que es capaz de fabricar en su panal la más dulce ambrosía,
pero a la vez puede dejar sin aliento al clavar su aguijón.

Eres la fragancia con la que perfumo mis días de abril,
el lápiz con el que trazo suavemente palabras de amor hasta plagar mi existencia,
pero también aquel con el que me lastimo al tomarlo por su filosa punta.

Como el espejo donde es posible observarme como soy,
mas puedo al mismo tiempo desaparecer si yace roto en el suelo.

Eres el autor de mis mañanas llenas de regocijo,
el progenitor de mis sueños compartidos,
tanto como el caño de donde brotan mis lágrimas,
el insomnio que me condena a noches en vela.

Ponzoñoso, abrumador, adictivo...
En eso te conviertes,
aunque cómo resultas deleitoso y necesario a mi ser,
mi punzante placer.

domingo, 29 de julio de 2007

ESO QUE LLAMAN...

Amor...
Sentimiento mentado por muchos,
anhelado por otros,
pero realmente conocido por pocos.
Amor...
A veces eres la palabra surgida de un arrebato;
el velo perfecto que disfraza la necesidad de tener sexo y nada más:
Te Amo.
Amor...
El mejor pretexto para huir de la soledad,
y olvidar a quien se ha perdido: Te Amo.
Amor...
El cosquilleo en el estómago ante su presencia,
las elucubraciones desmedidas: Te Amo.
En ocasiones sólo eres alimento del interés,
de la nostalgia,
y hasta de la compasión.
Amor...
Afecto de madre,
objeto de la entrega,
obra del desprendimiento.
Protección y cuidado,
apoyo y preocupación: Te Amo.
Amor...
Víctima y victimario.
Bendición.
Consecuencia de la enfermedad.
Hijo ilegítimo de la obsesión.
Amor...
Ser multiforme que dices traer a la otra mitad,
cuando ni siquiera tienes la tuya.
Ni tú mismo sabes quién eres.
Únicamente eres eso que llaman...

jueves, 12 de julio de 2007

DICHOS

"Haces falta de este lado de la cama,
para seguir riendo hasta quedarnos dormidos.
Quizá no ocurra tan pronto.
Quizá cueste al principio;
pero lo importante es que te encontré...
la otra parte de mí.
Shht!, descansa..."

"Te Amo...
Tanto que, como a ti, me asusta...
por como te estoy necesitando"


"Me dejas un sabor tal en la boca,
que se me hace imposible un día sin sentirlo.
Gracias por amarme como me amas...
Mi Utopía..."


"...¿será que es posible un día sin extrañarte?
Sin necesitar de tu voz y de tu presencia.
Tu alma es la que me calma,
a tu alma amo.
¿Qué puedo hacer si despiertas cosas que no sabía de mi mismo,
cosas que me crean la necesidad de seguir vivo
para seguir sintiendo que existes,
y que no es mentira que al fin te conseguí:
mi todo, mi excusa, mi razón y mi verdad.
Mi amor.
No es querer vivir a tu lado para poseerte,
sino para estar a tu lado"

martes, 10 de julio de 2007

LA OTRA

La de apariencia difusa, mas no inexistente.
Aquella que impregna con un aroma extraño tu alrededor
y es la sombra de cada uno de tus sentidos.
La de apenas unos instantes;
de besos y caricias furtivas.
Ésa, la de la felicidad prestada.
Soy la que como tú necesita de su presencia
y anhela compartir cada vivencia a su lado,
pero se conforma con ser sólo una parte de su cotidianidad:
la menos rutinaria.
Una amante intermitente,
pero la amiga por siempre.

viernes, 29 de junio de 2007

BOHEMIO







Caminante sin rumbo,
andarín dueño de todos los pasajes,
y a la vez desconocedor de la más transitada ruta.
Deambulas por las calles llevando a cuestas sólo tu boina,
tus lentes, tu bolso terciado alrededor del pecho;
pero más que nada tus ideas, ésas que te acompañan desde siempre.
Tu juicio no admite pensamiento que se le escape,
y tu verbo no perdona palabra alguna que pueda hacerte conocer más a aquellos que llamas especie humana.
El azar es tu más fiel camarada;
la estocástica tu ciencia más exacta.
Hay quienes te bautizan de diferente,
pero respondes que, por el contrario, eres "otra cosa".
Nadie sabe qué piensas realmente,
porque aún hablando te mantienes callado,
y otras veces dices solamente lo que deseas hacer escuchar.
Amar te hace daño, por eso eliges no atarte a nadie.
A veces prefieres vivir de tus memorias,
coexistir en silencio con tus propios demonios de dolor y de historias que no fueron,
antes que gastar tu tiempo en conversaciones que crees fallidas.
La utopía es lo único que podrá conquistar tu corazón,
y con esa certeza has transitado tu vida entera,
mientras doncellas aparecen y desaparecen en sus intentos por ser ella y conservarte.
Algunas esperan tu regreso con esperanza,
yo espero algún día volverte a mirar, siquiera de lejos.

viernes, 22 de junio de 2007

DE ESPALDAS A NERUDA

Me impacienta cuando callas, porque te sé ausente,
ajeno al sonido de mi voz, de espaldas a su eco,
y mis palabras desfallecen lentamente en su afán de conseguirte.
Tiemblo cuando enmudeces, al ver la inmensidad de tus ojos llena de un gran vacío,
y sentir los pliegues de tus labios resecos al besar.
Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.
Me asusta cuando callas, porque prefieres estar distante.
Y estás como quejándote...estás como huyendo...mariposa en arrullo.
No me oyes desde lejos; mi voz no te alcanza.
No logro más que callarme con el silencio tuyo,
tratar de hablarte también con tu silencio claro como una lámpara, simple como un anillo.
Pero tampoco me escuchas.
A pesar de que te muestras como el día, radiente y abrumador,
eres como la noche, callado y constelado.
Tu silencio es como una estrella, lejano, impredecible,
pero que se hace notar cuando ha llegado.
Te desconozco cuando callas, porque estás ensimismado,
entregado a tus propios pensamientos,
alejándote del mundo que te rodea.
Distante y doloroso, como si hubieras muerto.

jueves, 26 de abril de 2007

ENGAÑADA


Ansiosa te espero, nerviosa,
aunque esta vez no sea porque impaciento por sentir nuevamente tus labios, tu piel, tu voz.
No, pues hoy más bien los aborrezco.
Reniego de tu presencia, aquella que un día me cautivó;
de tu verbo, que sedujo a mi razón;
de tu olor, que aún impregna cada rincón de mi cuerpo.
Los exilo de mi existencia y los confino al más lejano baúl de la oscuridad.
Me has engañado, nada menos puedo hacer.
Mi amor yace en el suelo, convertido en decepción,
y mi pasión no es más que una palabra barata, sin sentido.
Mi deseo por ti ya no existe, es asco.
Ansiosa te espero, nerviosa,
pero sé que todo acabará cuando inventes mil excusas, disculpas, y yo te diga: "No más, adiós".

martes, 24 de abril de 2007

MI REGALO




Si algún día dicen que moriré o que tengo que resumir mi vida en un solo momento, será el recuerdo de aquella tarde el que asaltará mi mente.
Sí, ésa en la que me sorprendiste con tus ojos desbordando picardía,
y tu aire de niño grande, ansioso por jugar con la que también sabes una niña.

Sí, el día en que ambos cumplimos nuestra fantasía,
embebidos en tibias y relajantes aguas.

El atardecer en el que en medio de jadeos se nos escapaba uno que otro te amo, y mis manos se empecinaban en rozar tu piel una y otra vez, recorrer cada uno de tus relieves, dar con tu suavidad en medio de las sábanas.

Sí, el momento en el que separar nuestros cuerpos era impensable, y abandonar aquel espacio impregnado de la más excitante lujuria, pero a la vez la más placentera ternura,
era cuestión de un después.

Si algún día dicen que moriré o que tengo que resumir mi vida en un solo momento, será aquel 23, cuando viéndote a los ojos me di cuenta que entre planes para un futuro, y esperanzas en seguir juntos por la eternidad, ya hemos construido una historia, para ambos, tal vez la más verdadera de nuestras existencias: la que no se busca ni se controla, sólo se da.

No me acuses de conformarme con poco, si es que crees que eso es lo que me has dado,
y menos pienses que intento persuadir a tus sentidos.

Simplemente es mi ser el que te habla hoy, el que se expresa porque su brújula te señaló como mi norte, porque una hilera de monedas de oro te dibujaron como mi camino hacia un tesoro, porque cada instante me lo ha dejado ver.
Toma mi regalo...Es todo tuyo

viernes, 30 de marzo de 2007

NOCHE DE BAILE

Hoy es noche de música,
de oídos hipnotizados por melodías,
de cuerpos perdidos en el ritual
que marca el frote de unas caderas inquietas,
el sentir de una espalda sudada,
el encuentro de dos rostros:
uno que quiere descansar, y otro que anhela más.

Hoy es noche de baile, pero Mi baile.
En este anochecer quiero volver a moverme como antes,
quedar absorta en la rebelión de mi cuerpo,
ese que hierve al sonido de unos tambores, unos timbales,
y sólo desea danzar al ritmo que le brota de las venas para poseerlo.

Hoy quiero estremecerme al son de rápidas cadencias,
de lentas notas que me lleven al más placentero vaivén.
Esta noche deseo bajar y volver a subir,
de nuevo experimentar la sensación de unas piernas enloquecidas,
un pecho palpitante y un alma que se niega a parar.

Hoy quiero sentir nuevamente calor,
tantear mi ropa empapada y mi cabello mojado de sudor.
Esta noche quiero que sea una en que no existe nadie más que la música y yo,
ansiosa de que siempre esté oscuro,
para que se repita una y otra vez.

miércoles, 28 de marzo de 2007

ACTO DE PRESENCIA


Cálida agua de mar, que desde niña me acobijaste en tus olas, guaréceme entre ellas otra vez.
Mi Señora de la Mar, que entre arena y piedras me bautizaste tu hija, bendíceme hoy otra vez.
Brisa fría y vigoroza, que entre vaivenes me susurrabas verdades al oído, murmúrale a mi alma otra vez.
Horizonte azul e infinito, que me invitabas a correr hacia donde estás, hazme volar otra vez.
Tú y sólo tú.
Recíbeme...
Escúchame...
Háblame...
Protégeme...
Tranquilízame...
Revíveme...

viernes, 23 de marzo de 2007

VEINTITRES...UNO, DOS,TRES

Veintitrés...Uno, dos, tres.
Día de encuentro deseado,
de un susurro al oído,
de un abrazo sorpresivo.
Veintitrés...Uno, dos, tres.
Tarde de confesiones,
de mensajes, de pretextos,
de un corazón palpitante por la amenaza de unos besos.
Veintitrés...Uno, dos, tres.
No me avisaste tu llegada, pero sí la partida.
La partida de aquello que un día dolor causó,
y mi vida con un vacío dejó.
Veintitrés...Uno, dos, tres.
Trajiste contigo la calidez de una nueva mañana,
el espíritu del amor que no se olvida.
Veintitrés...Uno, dos, tres.
Hoy te amanezco cantando.
Celebrando que en mis recuerdos siempre estás,
y avisándote que de mi rostro
una sonrisa no dejarás de dibujar.

jueves, 15 de marzo de 2007

SEDIENTA


Muerta de sed me encuentro.
Sedienta, y sin poder por ahora calmarme.
Necesito lo jugoso de unos labios,
el néctar de una boca.
Sucumbo por el sudor de un cuerpo,
la humedad de un miembro erecto.
Desfallezco por lo salado de unas lágrimas brotadas por placer,
lo dulce de un perfume mezclado con el sabor de una piel.
Ahogarme en ellos quisiera.
Ahogarme hasta decir ¡ya!
Siento que me deshidrato si no los tengo.
Siento que me seco si no los vuelvo a probar.
¿Cuándo podré satisfacer mis ansias?
¿Cuándo podré vivir en paz?
Dime tú si me quieres saciar.
Dime si me dejas degustar de tus licores, y también de mi elíxir hacerte paladear.

CUÉNTAME



Cuéntame, ¿por qué me llamas?
¿Por qué siento que, así estés lejos, mi ser se va siguiendo unas pisadas que me llevan hasta donde estás?
Cuéntame, ¿por qué espero dormir con tu suspiro, y por qué ver tus ojos cuando despierto?
Dime, ¿por qué extrañarte es necesario? Escucharte, olerte, sentir tus manos, tu piel, tus besos. Sí, pero también ese no sé qué que sólo existe cuando estoy contigo.
¿Por qué percibo tu presencia, tu vibración?
Dime, ¿es acaso mi mente la que está jugando conmigo al convertirte en su fetiche?
O, ¿es que por más palabras de despedida nuestras almas nunca terminan de separarse?
Cuéntame, ¿estás en este momento aquí?..