viernes, 29 de junio de 2007

BOHEMIO







Caminante sin rumbo,
andarín dueño de todos los pasajes,
y a la vez desconocedor de la más transitada ruta.
Deambulas por las calles llevando a cuestas sólo tu boina,
tus lentes, tu bolso terciado alrededor del pecho;
pero más que nada tus ideas, ésas que te acompañan desde siempre.
Tu juicio no admite pensamiento que se le escape,
y tu verbo no perdona palabra alguna que pueda hacerte conocer más a aquellos que llamas especie humana.
El azar es tu más fiel camarada;
la estocástica tu ciencia más exacta.
Hay quienes te bautizan de diferente,
pero respondes que, por el contrario, eres "otra cosa".
Nadie sabe qué piensas realmente,
porque aún hablando te mantienes callado,
y otras veces dices solamente lo que deseas hacer escuchar.
Amar te hace daño, por eso eliges no atarte a nadie.
A veces prefieres vivir de tus memorias,
coexistir en silencio con tus propios demonios de dolor y de historias que no fueron,
antes que gastar tu tiempo en conversaciones que crees fallidas.
La utopía es lo único que podrá conquistar tu corazón,
y con esa certeza has transitado tu vida entera,
mientras doncellas aparecen y desaparecen en sus intentos por ser ella y conservarte.
Algunas esperan tu regreso con esperanza,
yo espero algún día volverte a mirar, siquiera de lejos.

4 comentarios:

Ibrahim dijo...

Muy bueno la verdad. Me gusto mucho la frase "aún hablando te mantienes callado"...

saludos

Mercuriano dijo...

Ya recordé porque fue que te agregue a mis favoritos...

Anton Jaubrovic dijo...

hola como estas... siempre es tan interesante leer yus textos me gustan mucho con este en espesial hay partes que me identifican .
te dejo un abrazo y pasate a opinar a mi blog te espero

Cesar Vo dijo...

Quizas cuando lo vuelvas a mirar, sea otro muy distinto pero igual.

Quizás será ese bohemio que siente como una mujer y cada vez mas logra parecerse al niño que fue.

Pero seguramente, cuando lo mires, su presencia te hablará y te invitará a descubrir sonriente, que siempre fuiste como el, que aun hablando siempre callabas.

Sabrá de ti, y acercandote te dirá: -¡Hola Bohemia! ¡Que bueno que estes de regreso!

Un Beso,
CV