miércoles, 16 de julio de 2008

CONFESIONES DE ALMOHADA

Quisiera compartir mis lágrimas contigo
sentarme una vez más a conversar
aunque crea que mis palabras se las llevará el viento
aunque crea que nunca vas a cambiar.

Quisiera que hablásemos de lo que quisimos
de ese hombre perfecto, de esa mujer ideal
y recordemos por qué fue diferente lo que vivimos
que no te quede ni una mentira, que te cuente por fin mi verdad.

Quisiera que dejásemos por un instante nuestros egos
y esta competencia de quién hiere más...

Quisiera decirte que con todo, te quiero
para mi bien o para mi mal
acariciarte tiernamente el cabello
y con tus ojos volver a jugar.

Quisiera,muchas cosas quisiera
recostada en esta almohada que mis sueños ha de soportar
para que en mi pecho duela menos
y mi mente no se acuerde que te he de olvidar.

9 comentarios:

Fuser dijo...

Por lo visto amiga mía...

Estamos como que sincronizados...

Ud. Publica y yo también...

Quizás hay que oir la lluvia caer afuera, para entender como se siente mi alma...

Quizás un bombillo verde... Quizás...

Fuser.

ElPoeta dijo...

Son tantas las cosas que quisiéramos y que tal vez no puedan ser ya nunca, amiga mía... pero sabes plasmarlo con una gran belleza. Te beso con cariño,
V.

Carlos dijo...

Amiga, en estos casos, cuando eldolor aprieta y las preguntas no encuentran una respuesta clara, la almohada suele ser una perfecta confidente.

Te dejo un beso.

NeoGabox dijo...

Gracias a Dios que mi almohada no es capaz de hablar...
Por que si develara todo lo que le he confesado... No sabría que hacer...

"Abrazos Monocromáticos"

Celeste dijo...

A pasos de "quisiera" me pregunto ¿y los "quiero"?

Seguramente hay un "sí, pero" y por lo general viene con su réplica natural "pero nada".

Beso celeste.

Jorge Arce dijo...

Tuas palabras aparecieron hoy, cuando debería ser. !Un abrazo!

Sibú dijo...

Me veo escrita en tus letras y es que lo que quisiera es no deber olvidar...y lo que quisiera es hacer esto real...
Abrazos Sibu!
Fuera del espacio...

Exiliado dijo...

De pie y aplaudiendo...
Grande maestra, Grande...

Maryanne dijo...

Sé tanto de lo que hablás. Sé a qué te referis.

Muchas veces he estado en la posición de querer hablar, de querer decir, de dejar el orgullo de lado...

Unas pude y otras no, unas me ayudó, otras, pasó el tiempo...

Me dejaste leer lo que tenía que leer hoy. Me alegro de haberlo hecho.

Volví como verás, te dejo un saludo. Maryanne