jueves, 26 de abril de 2007

ENGAÑADA


Ansiosa te espero, nerviosa,
aunque esta vez no sea porque impaciento por sentir nuevamente tus labios, tu piel, tu voz.
No, pues hoy más bien los aborrezco.
Reniego de tu presencia, aquella que un día me cautivó;
de tu verbo, que sedujo a mi razón;
de tu olor, que aún impregna cada rincón de mi cuerpo.
Los exilo de mi existencia y los confino al más lejano baúl de la oscuridad.
Me has engañado, nada menos puedo hacer.
Mi amor yace en el suelo, convertido en decepción,
y mi pasión no es más que una palabra barata, sin sentido.
Mi deseo por ti ya no existe, es asco.
Ansiosa te espero, nerviosa,
pero sé que todo acabará cuando inventes mil excusas, disculpas, y yo te diga: "No más, adiós".

6 comentarios:

Ricardo dijo...

yo he sentido ese abandono, en carne propia, pero no puedo quejarme...

Cesar Vo dijo...

Ella, la mujer que fue amada
la que entregò con pasiòn
de impotencia llora su corazòn
al sentirse vulnerada

Un Beso,
CV

nairo dijo...

Por un momento pense que ella era la engañada, después leyendo más a fondo pude descifrar que todas somos engañadas por lo menos 1 o varias veces en la vida.

Bellisimo post, me llego.

Besos desde el salón.

Anton Jaubrovic dijo...

Que miedo me producen los cambios amor - odio tu escrito lo representa aveces cometemos errore los cuales son irreparabes te felicito
espero te pases por mi blog a leer despues de una larga desaparicion

un beso

Cesar Vo dijo...

Donde andas?

Lili dijo...

Yo tambien se como se siente, es dificil entender el deseo y el odia a la vez por estas personas