martes, 15 de enero de 2008

DESEO


Interminable querencia de imaginarte
y que de manera cómplice confluyamos en el mismo pensamiento.

Insaciable sed de besarte
y que en un arrebato vengas y fundas también tus labios a los míos.

Palpitante necesidad de acariciarte
y que absorto en la excitación de tu piel me desnudes y recorras entera.

Abrasadoras ganas de hacerte mío
y que con tu hombría henchida vuelvas nuevamente tuyas mis entrañas.

Desmesurado anhelo de contemplarte
y que exhausto en la cama te mires una vez más a mi lado.

Innumerables adjetivos
para una sola verdad:
Te deseo.

11 comentarios:

luna dijo...

hola muy lindo estoy en www.poetaluna.blogspot.com nos vemos

venus dijo...

hermoso..... palabras resumidas en una... adjetivo... que se vuelve verbo en tus manos .. en tu piel.. en tu pecho .... en tu sexo.....

besos

Adrianifero dijo...

wow... great

Anónimo dijo...

Te deseo...
en ése abrazador movimiento de tus entrañas...
en ésa mirada furtiva debajo tus gafas...
en ése picante devenir de palabras que nos encanta...
en ése jugueteo de punzantes placeres...
en ésa camaradería de la acera y el caminar...
en ése descifrarnos las llamadas previamente...
en eso...
como niño, como hombre, como viejo...
mujer de los siete velos...
deseo de ellos despojarte...

lágrimas de mar dijo...

muy lindo, no hay nada como el sentir de un deseo que te llena y traspasa el alma

besos para ti, linda ella

lágrimas de mar

Sibú dijo...

Deseo inagotable de pasion...deseo que nace de un gran amor...
Realmente hermoso
Abrazos Sibú!

niobe dijo...

ummm el deseo que irracional, que primitivo por eso mismo que verdadero!

abstracto dijo...

Deseo sin acompañar con artículos o la decoración de otra palabra, se profundiza y bajas a los abismos donde los principios nunca tienen fin, y aunque busques en un diccionario jamás encuentras la verdadera solución.

saludos A

Carlos dijo...

En la coincidencia de dos cuerpos, ciertos deseos se hacen incontenibles.

He vuelto.

Un beso inmenso.

ElPoeta dijo...

Ella querida, al final, por muchas vueltas que le demos al romance y al juego, el deseo siempre es lo más seguro y cierto. Besos y mucho cariño,
V.

Ricardo dijo...

¿y no es acaso el deseo, lo que hizo que el ser humano caminara erguido?