jueves, 15 de marzo de 2007

SEDIENTA


Muerta de sed me encuentro.
Sedienta, y sin poder por ahora calmarme.
Necesito lo jugoso de unos labios,
el néctar de una boca.
Sucumbo por el sudor de un cuerpo,
la humedad de un miembro erecto.
Desfallezco por lo salado de unas lágrimas brotadas por placer,
lo dulce de un perfume mezclado con el sabor de una piel.
Ahogarme en ellos quisiera.
Ahogarme hasta decir ¡ya!
Siento que me deshidrato si no los tengo.
Siento que me seco si no los vuelvo a probar.
¿Cuándo podré satisfacer mis ansias?
¿Cuándo podré vivir en paz?
Dime tú si me quieres saciar.
Dime si me dejas degustar de tus licores, y también de mi elíxir hacerte paladear.

4 comentarios:

Ricardo dijo...

exquisito!

Cesar Vo dijo...

Donde estará el oasis en el desierto del desamor?

Michel dijo...

Excelente mujer.

lully, Reflexiones al desnudo dijo...

Añoranzas que nos dan a la feminas cuando amamos de veras.

un abrazo desde Colombia!