miércoles, 13 de diciembre de 2006

OLIENDO A TRAGEDIA



Hoy mi cielo amaneció triste, como hace siete años.
Esta mañana mis casas siguen penumbrosas,
albergando como únicos huéspedes al olvido, la desidia.
Hoy mis calles continúan mostrando la destrucción.
Todo acá sigue oliendo a tragedia.
Quienes viven en este lugar parecen estar aún marcados con la huella del barro,
la huella de la muerte.
El estigma de aquella noche en que la naturaleza decidió irrumpir en los hogares,
sin contemplaciones de clase, credo ni sexo,
y arrasar con todo lo que encontraba a su paso.
No fuimos nadie en aquel momento.
No somos nadie todavía.
En este territorio parece que se hubiera detenido el tiempo,
aunque no sea así.
En este día tengo algunos años más que antes,
y mi familia cuenta con menos miembros que en un pasado.
Tú, por ejemplo, ya no estás conmigo.
De continuar con vida seguro estarías más viejo,
más cansado, más solo.
Te mató la tristeza.
Te mató la separación.
Ya no tenías nadie a quien cuidar,
nadie con quien jugar.
Mejor así.
Creo que ninguno de los dos podía sacrificarse.
Donde estás sé que te encuentras mejor,
y me proteges mucho más que cuando seguías cada uno de mis pasos,
cuando no te alejabas de mí hasta que me veías bien, dormida, serena,
como hace siete años.
¿Estarán otros también viviendo hoy de los recuerdos?
¿Estarán otros también extrañando a los que ya no están?
Que en paz descansen,
y que continúen disfrutando de la vida plena,
la verdadera vida,
mientras los que sobrevivimos seguimos aquí,
en estas tierras muertas.

3 comentarios:

Jorge Torres Moreno dijo...

Un post cargado de tristeza, en el que creo haber visto deseos de que otros estén mejor que nosotros en la tierra. Ojalá sea así y ese velo detrás del que te escondes no oculte lágrimas por lo que pasó ese 13 de diciembre de hace siete años. Un besote, Ella!

Ataraxia dijo...

Algo más que tristeza a entrado en mi mente al leer tu confesión.. No sé algo se me dibuja en la lengua para escupir en el teclado y decirte que la metafísica de tus palabras me provocan sentimientto y hacen que desee conocer al ello de ella, me entiendes?

SAludos!
Carolina

nairo dijo...

Muy cierto un post bastante triste, de una epoca que entristece a mucho venezolanos, perdi a primos lejanos y amigos ahi y se como te siente

Lamentablemente NO podemos evitarlo y no nos queda ás que llorar.

Besos guaros

La Mae.-